Trámites H.

He llegado a la conclusión que los trámites pueden ser:

Pendientes. Faltantes. Inconclusos.
Provisorios. Indefinidos.
Correctos. Corregidos.
Pagados. Vencidos. Recalculados.
Importados. Caros. Privativos.

Pero sobre todo, son H. Tengo en mi biblioteca, entre miles de cosas sueltas, una carpeta con una etiqueta bien clara que dice: TRÁMITES H.

Donde la H, es de HORRIBLE.

Escabeche de afectos.

Las fiestas de fin de año en general, incluyendo la Navidad que todos festejan casi sin saber de qué se trata, tienen todo un sistema de rituales interesantísimos que van desde limpiar una casa como nunca lo harías, sólo para recibir personas que después de todo son tu familia!; hasta comer todas las calorías posibles en pleno verano.

Un señor creado por Coca Cola trae unos regalos que nunca son lo que pedimos y todos terminamos ebrios bailando esa música que siempre criticamos. Si tenemos la costumbre, gastamos unos cuantos cientos de pesos en fuegos artificiales, y sino, miramos como los demás gastaron unos cuantos de cientos de pesos con el agravante de que “es peligroso”, para sepultar nuestra envidia.

Pero también están las otras cosas:

Las que uno quiere hacer durante todo el año y no lo hace porque no tiene ni el tiempo ni la excusa para que eso que en Navidad tiene sentido, no sea tomado como algo extraño o innecesario.

Escabeche de afectos
, es lo que preparamos ayer: un escabeche de peceto que no es como los de los otros años porque lo hicimos juntos, para las personas que queremos y como un tributo a la confianza y al reconocimiento que nos dieron estos últimos meses.

Y cuando lo prueben,
se van a dar cuenta.
Estoy segura.

Para vos Vane.

Que duro que es saberse la única que ve el problema.
La que sin querer destruir las esperanzas ajenas,
tiene el hórrido rol de poner los pies sobre la tierra.
La que toma las decisiones más difíciles.

Tan duro como ver como el paso del tiempo
y el esfuerzo del trabajo insalubre de un padre,
transforma a un héroe en alguien vulnerable
que necesita cuidado, comprensión y afecto.

Para eso estamos los que ahora
nos ponemos “grandes”
pero todavía no “viejos”.

Y para estar con vos,
estamos los amigos:
“grandes” y “viejos”.

Formas de lucha.

Veo en un texto del 2005 de mi directora de tesis:

“De ahí que en las economías avanzadas la ética se introduce en las luchas para defender algunos principios concernientes a la ‘condición humana’: libertad del lenguaje, coparticipación en el recurso común que es el conocimiento, paz, protección del medio ambiente, justicia y solidaridad y el deseo de construir una esfera pública en que la singularidad de cada existencia pueda encontrar que su mérito sea reconocida.

Pero los efectos de su repercusión en las economías periféricas, también deben incluir propuestas sobre la deuda externa, la abolición de la propiedad privada sobre la inteligencia social y las fuentes de energía, entre otras cosas.”

M. Roldán, 2005a. “Division internacional-informacional del trabajo y configuraciones tempo-espaciales. Explorando claves del desarrollo ausente argentino.” Pág. 112.

Del repertorio.

El olvidao (Duende Granica)

De tu palo soy
hijo de tu cuero
soy el olvidao en la alcancía del tiempo
el que se quedó de pie poniéndote el pecho.

Flor obrera soy
silvestre de espuma
cuando el tren se va miro en las vías la luna
pensando tal vez, mi pueblo encuentre fortuna.

Mi bofe se hinchó
cuando repartieron
de mi no se acuerdan dicen que nunca me vieron
que no soy de aquí que ya no tengo remedio.

Soy el olvidao
el mismo que un día
se puso de pie tragando tierra y saliva
camino hacia el sol, para curar las heridas.

Una herida soy
buscando el salario
maestros de pie cuidando pichones blancos
que madurarán iluminando este pago.

Soy el que quedó
en medio e’los ranchos
guacho del fiao a un mate y guiso inventado
hambre y rebelión fueron creciendo en mis manos.

No quiero de más
quiero lo que es mío
al maso trampeao quiero torcerle un destino
levántate cagón que aquí canta un argentino.

Next Page →

© Copyleft 2005-2011 | www.verox.com.ar | Hecho con Wordpress |
Contenido original de este blog bajo licencia

Creative Commons License