Pensar, decir, hacer

Estás perdiendo el tiempo, pennnnsando, pennnsando. Así dice la canción.

Pero si no lo pensamos no lo podemos decir como queremos, si no lo podemos decir como queremos, no podemos escribirlo para que nos entiendan.

Y una vez que nos entendemos, no queda otra cosa que hacerlo.
Y a la mierda.

¿Parece facilísimo, no?

Culpa

Leo en el diario:
“El sentimiento de culpa es un subproducto de la responsabilidad.”

Y agrego:
“El sentimiento de culpa es un peligroso subproducto de la responsabilidad”.
Una suerte de “Paco” de la responsabilidad.

Porque a la culpa, yo la veo como este prospecto de mi caja de pastillas ve a ciertos posibles tumores: “Benignos pero peligrosos”.

Imperdible

De “El racismo de la inteligencia” de Pierre Bourdieu (1990)

La ciencia es cómplice de todo lo que le piden que justifique.

Definiciones

“Queda la responsabilidad. A mi entender, es ella, más que la justicia y la solidaridad, el eje axial del discrurso cívico. La responsabilidad es el centro de la acción moral, no la reciprocidad ni el interés propio. La responsabilidad surge de la proximidad del otro, que se trasforma en prójimo estando cerca. La alternativa es la distancia social y sus variados nombres: la independencia, la autorrealización, el autocontrol, la reserva. Es decir, toda la batería de sentimientos morales del individualismo liberal”.

Helena Béjar (2001)
El mal samaritano, pag. 184

Mi propio proverbio II.

“Todos nos quieren,
pero nadie nos paga.”

Next Page →

© Copyleft 2005-2011 | www.verox.com.ar | Hecho con Wordpress |
Contenido original de este blog bajo licencia

Creative Commons License